Venganza

Aquella mala pécora se enteraría de lo que significaba meterse con ella. Robarle el marido. ¡Ja! Ni se imaginaba la que le esperaba. Ya vería. Le estaba quedando perfecta. La muy puta no se daría cuenta de nada. Era igualita.

Para el cambio, aprovechó la mañana del domingo, cuando su vecina solía dormir más. Por suerte, desde su propio balcón alcanzaba el tendedero de su enemiga. No era la primera vez que tocaba su colada, pero ahora… ahora se le acabarían las ganas de abrirse de piernas. Con su hombre. Y con cualquiera.

El lunes, un suceso… entre lo policial, cómico y perverso, empezó a circular con éxito creciente por la red: una conocida bailarina de striptis se había quedado atrapada en la cola de sirena que utilizaba en su espectáculo porno. Los médicos temían que no recuperara la belleza y la elasticidad de… sus principales herramientas de trabajo.

 

© Hebe Prado 2015

By |2017-05-25T19:17:45+00:0003/06/2015|cafecuento exprés|2 Comments

2 Comments

  1. L.M. 05/06/2015 at 01:53

    Qué inmensa alegría que estés de vuelta…

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cafecuento ediciones utiliza cookies para que mejorar la experiencia de usuario. Al seguir navegando se está aceptando el uso de dichas cookies y de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies