Soy un charquito de ilusiones derretidas, de sueños desolados y derrotas oscuras. Junto algunas gotas de desesperanza y desahucio y formo un par de piernas.

Salgo.

Sin voluntad. Sin destino. Respiro. Respiro. Un tiempo más.

Huraño, el Pueblo recibe mi hastío. No me mira.

Sigo. Acaricio sus calles, descubro balcones…

Despista. Miro farolas y ramas, sacudo nostalgias…

Se calma. Me guiña… y desnuda secretos secretos. Un café librería, un bar droguería, un ssh no lo digas y me crecen los brazos, y fabrico sonrisas y las palabras envuelven por fin, tantas ansias de muerte, tantos miedos de vida.

 

© Hebe Prado 2015